Aceites de motor

Todos los fluidos que se usan en los motores son importantes para su funcionamiento, pero quien se lleva todo el protagonismo es el aceite. Los hay de diferentes tipos pensados para cada necesidad o tipo de máquina, pero generalmente puede clasificarse en cuatro categorías que son reconocidas internacionalmente.

Tipos de aceites

Sintético: ofrece un mejor desempeño cuando las temperaturas están al extremo, o muy calientes o muy frías. En estos se encuentran menos impurezas que en los aceites convencionales, están hechos de una mezcla de diferentes químicos 100% sintéticos.

Semi – sintético: tienen mayor resistencia contra la oxidación además de un muy buen desempeño a temperaturas bajas. Están compuestos por aceites sintéticos y convencionales.

De alto kilometraje: ellos reducen la quema del aceite y sella las fugas, comunes en coches viejos. Son diseñados para vehículos viejos o también poco más nuevos pero ya con más de 120.000Km.

Convencional: son recomendados para motores sencillos, suelen tener un amplio rango entre la viscosidad y el mantenimiento de los niveles de calidad.

La calidad o el tipo que utilice no garantiza que sea lo mejor para su vehículo, que logren serlo dependerá del mantenimiento que dé a su coche, medir el aceite, cambiar los filtros, entre otros, son detalles que marcan la diferencia.

Cambio de aceite                                     

El aceite se encarga de lubricar las piezas internas del motor y hacer que funcionen correctamente, renovarlo regularmente permitirá que todo funcione y alargará su vida útil. Otro componente a revisar cada vez que se hace el cambio es el filtro, cada vez que usa el aceite este recoge suciedad que puede bloquearlo, reduciendo su rendimiento y sobrecalentando el coche.

Al no realizar el cambio pertinente, se acumulará mucha suciedad que si el filtro no logra absorberlo se taponeará. Todo esto generaría un desgaste mucho más rápido, acelerando la aparición de averías. Si no puede hacerlo usted mismo lleve su coche a un taller donde pueda tener la atención adecuada y no quedarse accidentado por algo  tan simple y fácil de evitar.

Las reparaciones pueden ser más llevaderas si se cuenta con la ayuda de buenos profesionales y las mejores piezas. Para encontrar dichas partes, sin desmejorar el presupuesto, consulte los desguaces para automóviles, hoy día muchos de estos establecimientos se encuentran en línea permitiéndole buscar lo que necesite, desde cualquier lugar y en cualquier parte del territorio español. Obtendrá economía y calidad puesto que son piezas de segunda mano convencionales y originales garantizadas, si escoge un establecimiento fiable.

No se admiten más comentarios