Cuando la solucion esta en el desguace

Cada vez somos más conductores, cada año se suman a la plantilla de los conductores una nueva tanda de personas en su mayoría jóvenes de entre dieciocho y veinte años. Estos conductores noveles deberán de cumplir unas normas de circulación más estrictas que los demás conductores y deberán de cumplirlas hasta que lleven un año conduciendo.

Estas personas se enfrentan ilusionadas a su nueva condición de conductores y por añadidura se compran un coche. Unos lo hacen nuevo, sacado del concesionario, lo pagan a plazos o se han dedicado a ahorrar durante largo tiempo para conseguir pagarlo en la totalidad. Otros la mayoría optan por un coche de segunda mano. Esto lo hacen por varias razones aunque la que mayor peso tiene es la de la economía. Otra razón es por la inexperiencia, los chicos que se acaban de sacar el carnet apenas saben manejar el coche y antes de que se den cuneta le darán un golpe al coche. Hay algunos que compran un coche viejo, muy viejo y lo van arreglando con piezas y motores desguace el coche que han elegido para que sea suyo, para que los lleve a todos los lados a los que quieran ir.

Muchas veces estos conductores sufrirán una avería en el coche y tendrán que pasar por el desguace para poder solucionarla de una manera más económica y con todas las garantías. Porque la garantía en las piezas no está reñida con la calidad ni con el precio, no siempre lo más caro es lo mejor, a veces hay cosas realmente baratas que dan muy buenos resultados como es el caso de las piezas de desguace, los recambios y los motores que podemos comprar en un desguace. La mayoría de estas personas que se acaban de sacar el carnet del coche se compraran un vehículo que les durará aproximadamente entre cuatro y cinco años y tras este tiempo volverán a elegir el mejor coche de segunda mano que encuentren con la misma ilusión de la primera vez, cuando se acercaron a comprar su primer coche y no sabían cual elegir porque todos  le gustaban. Ahora lo harán ya con la experiencia de unos años al volante, con la soltura de un buen conductor y con las ganas de poder conducir su próximo coche a la mayor brevedad posible, sin esperas ni plazos, conducir y ya.

No se admiten más comentarios