Cuidado con los frenos

Uno de los elementos de seguridad de gran importancia son los frenos, para evitar su desgaste o mal funcionamiento es preciso que tenga al día sus revisiones y mantenimiento. No quiere decir que deba esclavizarse a ellos, pero sí que les preste su merecida atención y cuidados.

El sistema de frenos depende mucho de las prestaciones para las que fue hecho el modelo que lo porte. En la actualidad cada vez se ven mayores cambios en la estructura y funcionamiento de los frenos, más algunos siguen manteniéndose a pesar del paso de los años, como los frenos de tambor.

Este se compone, obviamente, por el tambor, que se encuentra por encima del buje de la rueda, sujetos de los tornillos que reciben el movimiento, le siguen el plato del que se sostienen los elementos de fricción y, posteriormente, los mecanismos que permiten su desplazamiento a las zapatas para que hagan la fricción que hace el frenado.

Es común que se tiendan a confundir las zapatas y las pastillas, y sí, ambas cumplen con la misma función pero lo hacen en sistemas distintos. Las zapatas son de forma curva y son parte de los frenos de tambor, y las pastillas son placas rectas que usan los frenos de disco. Sin importar cual sistema sea, ambos ameritan mantenimiento frecuente para su buen funcionamiento.

Los frenos y las revisiones

Los sistemas de frenos han cambiado tanto que ya son capaces de alertar su cambio, pero todo es propenso a algún fallo, por lo que hay que estar seguros de primera mano que todo funcione bien. Hay dos indicadores ineludibles para ello, que son:

Frenado largo: se denota al presentar problemas para detenerse, se deslizan cuando se usan, inclusive a baja velocidad.

Ruidos extraños: se hacen presentes chillidos, silbidos u otros ruidos inusuales, cada vez que se accionan los frenos. Este es un aviso final de que ya terminaron su vida útil.

Si su coche ya presenta algunos de los síntomas antes expuestos u otros que pueda relacionar con ellos, es señal de que las zapatas o pastillas deben ser cambiadas lo antes posible. Recuerde de revisar también el resto de los elementos que componen el sistema de frenado, de no hacerlo pone en riesgo su seguridad, la de quienes le acompañen y la de los demás conductores y transeúntes.

Estas no son piezas que pueda sustituir por otras ya usadas, pero el resto de sus componentes probablemente sí, por ello si debe reemplazarlas puede considerar los desguaces como opción. http://www.buscardesguaces.es/  es una guía de las empresas dedicadas a este sector, que operan dentro del territorio nacional, que le permitirá ubicar rápida y eficazmente el establecimiento que mejor se ajuste a su situación.

No se admiten más comentarios