De nuevo a la carga

Ahora sí que comienza la cuenta atrás, ahora si podemos decir que estamos a un paso de la vuelta al cole. Yo la verdad que ya estoy frenética porque entre los gastos que ya llevo, que además en el cole han tenido la maravillosa idea de cambiar de uniformes a lo que debemos sumar más gastos, y que por lo visto bajan las temperaturas y preveo que la vuelta al cole va a ser fresquita y me voy a tener que tragar los uniformes de verano, noto que la sangre ya no corre por mis venas. Supongo que las demás madres estarán igual, los niños ya están intranquilos yo la verdad que ya no sé ni dónde meterlos, todo el día discutiendo entre ellos, es lo que hace el aburrimiento, y encima como yo les digo no os da por coger un libro y leer y después hacer un resumen, no, eso no, se dedican a dar por saco todo el día. Igual como con el tema de madrugar, eso sí que tiene guasa, verás tu el 11 de septiembre que comienza el cole, ahora bien temprano después de trasnochar los tienes con la tele, verás ese día tener que ponerme tipo militar para poderlos levantar.

De vacaciones se está muy bien pero hay a niños a los que les viene grande, demasiado tiempo libre sin saber muy bien qué hacer, y eso que intento por todos los medios que hagan cosas entretenidas, pues no ellos en su línea de discutir y discutir por lo mismo siempre por el mismo juguete. La verdad que la vuelta al cole ya trae una rutina, la necesitan ellos y las mamás también, sentir que has hecho la cama por algo, que no esté todo el día arrollado, que los juguetes se encuentren en su sitio y empezar a comer de una vez guisos, cocidos y lentejas que tanto me sacan del apuro. Poder comprar el material papeleria cuando ellos estén en el colegio, me da igual que sea en una tienda física o por internet, ya que con ellos resulta difícil ahorrar y comprar lo necesario, en cuanto ven una cosa la quieren a toda costa y las riñas comienzan a sucederse. Por eso bendita vuelta al cole, en la que nuestros hijos por lo menos nos permiten un rato de tranquilidad aunque al rato los echemos de menos.

No se admiten más comentarios