El tubo de escape del coche y los gases que expulsa

El tubo de escape es un elemento presente en todos los vehículos con motor de explosión. A través de él se expulsan los gases que se producen durante el proceso de combustión, lo mismo sucede si funciona con gasolina o diésel. Otra de sus funciones es colaborar con la reducción de la temperatura interna de la máquina y atenuar, tanto la contaminación ambiental, como la acústica.

Aunque el humo despedido por el tubo de escape es el resultado de la combustión, también puede deberse a algún tipo de avería. Con frecuencia es posible asociar su color con ciertos desperfectos y así tener una idea de qué se debe revisar, o cuál es la situación que se está atravesando.

Tipos de gases que se expulsan por el tubo de escape

Sin importar que sea un motor de gasolina o diésel, el humo que expulsa está compuesto por diversos gases, los cuales pueden así:

Gases altamente dañinos

Monóxido de carbono (CO): genera humo negro o muy oscuro y desprende olor a combustible, el cual es producto de una combustión incompleta.

Hidrocarburos (HC): son parte del carburante que se queda sin quemar, puede darse por falta de oxígeno o una inflamación lenta. Por lo general, su color es blanquecino, sin embargo, cuando se torna azulado es porque la válvula EGR (Exhaust Gas Recirculation) no funciona adecuadamente, en cuyo caso hay que sustituirla.

Óxidos de nitrógenos (NOX): se originan cuando se mezclan óxido y dióxido de nitrógeno. El color del humo resultante es marrón rojizo y produce cierto picor, por ser irritante para las vías respiratorias; además, si los niveles son altos, podría dañar el tejido pulmonar. Es posible prevenirlo por medio de un sistema de recirculación de gases de escape.

Gases de escape menos peligrosos

Dióxido de carbono (CO2): se crea cuando el vapor de agua se mezcla con nitrógeno, además de hacerlo con los gases de la combustión. Cuando el proceso de combustión se optimiza, mayor es el nivel de CO2 que desecha el coche.

Oxígeno (O2): es fundamental para la combustión. Dependiendo de la cantidad que se despida, se puede deducir si existen fugas en el escape. Su color es azulado, pero en un tono muy leve; si se aprecia demasiado, es indicativo de que hay fallas.

Cuando se generan gases anormales en el coche, se debe ir al taller para diagnosticar cuál es la causa. Para que el presupuesto de las reparaciones no sea tan excesivo se pueden adquirir piezas desguace online; de esta forma también se ahorra tiempo, ya que solo requiere de unos pocos clics.

No se admiten más comentarios