IMAGEN EN LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO

Hoy por hoy se convierte en todo un evento estar invitados a una entrevista de trabajo. Algo que hasta hace unos años era normal últimamente se ha convertido en algo más bien raro, la actual situación económica ha hecho que surjan menos puestos de trabajo y por tanto menos entrevistas.

Tras recibir una llamada para que acudamos a la entrevista nos asaltan las dudas, ¿que ropa me pongo?¿Me afeito o no?. Puedes ir afeitado y dar una imagen de limpieza y orden o dejarte barba (siempre arreglada) y dar una imagen de seguridad.  Tambien puedes elegir entre ponerte unos pantalones chinos, camisa y corbata y dar impresión de ser una persona elegante y detallista o bien ir vestido de manera informal, que da una imagen de ser una persona flexible y segura.

La mayoría de las personas optan por coger la espuma de afeitar y ponerse una ropa más bien elegante. Aunque queramos negarlo y nos bombardeen con el mensaje contrario la imagen siempre cuenta y una imagen elegante es mucha más atractiva para un empresario que una imagen de una persona informal y más descuidada, aunque siempre depende del tipo de persona que sea el empresario y el puesto de trabajo al que optes. Obviamente, si estás optando a un puesto de trabajo en un almacén, es absurdo presentarse a la entrevista con camisa y corbata, tanto como presentarse a una entrevista para un trabajo de oficina con un chándal y playeras.

CONSEJOS PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

No todo en las entrevistas es la imagen, pero sí es algo que cuenta mucho. Aparte de la vestimenta también son importantes los siguientes puntos:

Sé puntual: Procura no llegar  tarde, pero tampoco muy pronto. Lo ideal es presentarse unos 5 minutos antes de la hora en la que habías quedado con tu entrevistador.

Vístete conforme al puesto de trabajo: Trata de usar colores neutros y ponte ropa en conjunción con el puesto de trabajo al que optas. Si es un puesto de trabajo de poca cualificación puedes ir con unos jeans y una camisa limpios y planchados.

Salario: Deja la negociación del salario para el final.

Mantén siempre contacta visual con el entrevistador:  De esta manera demostrarás seguridad, interés y confianza, pero desvía la mirada de vez en cuando para no incomodar al entrevistador.

Pregunta dudas al entrevistador, esto demostrará que realmente tienes interés en el trabajo.

Adopta una postura cómoda  pero mantente erguido y seguro.

No se admiten más comentarios