La amistad reflejada en los refranes

refranesysusignificado-net_05

Desde pequeños se sabe lo que es la compañía, lo que significa tener un amigo, ya que en ciertas ocasiones se cuenta más con ellos que hasta con una persona del entorno familiar. Tantas lecturas sobre este valor, y hasta en los refranes y su significados podemos observar cuántos hay y la variedad de consejos plasmados.

Como se sabe, la amistad es una relación muy preciada, es una gran suerte disponer de una persona con la que se puede contar en las buenas y en las malas, se ha escrito mucho sobre este valor, sin embargo, nada es perfecto, hay quienes prefieren el dinero antes de conservarla. Como se dice, hay de todo para todos, lo importante es saber apreciar esa dicha cuando llega a nuestra vida.

Siempre aprender con las enseñanzas delos refranes, un legado de los abuelos

Mucho se ha hablado de los dichos populares y se tiene conocimiento que nuestros antepasados lo usaban para comunicar una vivencia, dar un consejo o dejar una enseñanza, una lección por un proceder realizado. Imaginar cómo disfrutaban de la buena compañía y como nacieron estos proverbios, sería interesante, lamentablemente no se conoce el origen de todos, pero se muestra a continuación algunos para disfrutarlos:

  • “A buen amigo buen abrigo”, muy conocido y que hace honor a la amistad, es la confianza de tener una persona con la que se puede contar en cualquier momento, para muchos lo que define una buena amistad es algo muy profundo, son gestos, aunque pequeños, son de gran importancia, es tener compañía cuando se siente solo, quien ayuda, quien comparte, es alguien que sin ser familia forma parte de tu vida.
  • “Amigo viejo tocino y vino añejo”, se refiere a que mientras más vieja es la amistad, es más significativa, tener un viejo amigo es un valor incondicional y mucho se aprende de esa persona, es extrañar y conocer las costumbres del otro, cómo reaccionará ante un suceso y cómo tenderle la mano sin que se sienta humillado. Ser almas que encontraron un camino para andar juntos, como el vino y el tocino que no quisiéramos que se terminen.

Lo conveniente es conocer el proceder de las personas de esa época, impulsa a tratar de investigar el origen de los dichos populares, quizás eso los haga más interesante porque ayuda a imaginarse escenas para dar una explicación que no es real, pero se adapta al refrán, de allí lo emocionante y retador.

No se admiten más comentarios