Un nuevo motor o uno usado para el coche

Cuando recibimos la terrible noticia de que al coche hay que cambiarle el motor, nos encontramos con la disyuntiva si hacer la inversión adquiriendo uno nuevo o acudir a los de segunda mano, incluso hay una tercera opción y es venderlo.

Analicemos cada posibilidad por separado para ver los pros y los contras que implican esas alternativas:

  • Motor nuevo, no se corre ningún riesgo pues se cuenta con el aval de la casa matriz, cualquier desperfecto sería cubierto por la garantía y nos proporcionarían otro nuevo. Con esto se asume que la pieza que portará el vehículo estará en perfecto estado, no habrá quebraderos de cabeza de esta índole por un largo tiempo, ya que es como poner el marcador desde cero.

Claro está que cambiar de motor no es cambiar de automóvil, por lo tanto, si se tienen otras piezas averiadas se seguirán presentando otros problemas.

  • Motor segundamano, hay que seleccionar bien el establecimiento en el cual se haga la compra, en virtud de que si no es un desguace autorizado que emita factura y venda con garantía formal, se corre un gran riesgo. Hoy día los desguaces han evolucionado mucho y ofrecen productos de calidad, además la legislación ha normado este mercado para proteger a los consumidores. Por supuesto, su precio es significativamente menor a uno nuevo.

Hay que estar claros de que si bien nos vendan un motor que funcione correctamente, ya lleva consumido un tiempo de vida útil, por lo cual, es perentorio que nos informen debidamente las verdaderas condiciones del mismo para saber a qué atenernos.

  • Vender el coche, si no es factible reparar el vehículo, hay que pensar en esta alternativa, puesto que dejarlo arrumado en una cochera hará que se deterioren otras piezas y pierda cada vez más su valor, entre otros perjuicios que ocasión esta situación.

Ahora bien, a su vez hay distintas maneras de vender el automóvil, pero teniendo en cuenta que no funciona, las probabilidades de encontrar a alguien interesado que nos dé la cantidad de dinero que aspiramos es bastante baja. En consecuencia, la forma oportuna de salir del coche es optando también por los servicios de un desguace, quienes se caracterizan por hacer tasaciones justas y se encargan de todo el proceso de dar de baja.

Con esta información en mente, se puede tomar una decisión consciente que resulte lo más conveniente posible y que se adapta a la realidad y expectativas de cada quien.

No se admiten más comentarios